Voluntades con pies redondos


 

 

Camino y caigo.

 

Levanto la cabeza marcada de asfalto,

doy varios manotazos.

No pido ayuda.

Me amenazo y fabrico voluntad

para pararme y caminar.

 

Avanzo

por el borde de la esquizofrenia

sin otros síntomas

que esta contradicción,

provocada por el deseo

de arrancarme pensamientos

que no siempre luchan por ocultarse.

Sería mejor sacar una idea de un pozo,

levantarla en el aire tomada de los pelos,

-como si se tratara de un breve animal salvaje

que nos mataría si no fuera por su escaso peso,

pero poseedor de alguna rabia,

fuerza,

maldita felicidad,

placer,

cinismo

o cualquier otra manifestación vital-

y moler la idea a palos

o cantarle alabanzas,

lo que haga falta para que todo latido

se convierta en emoción,

pero sin rigor poético o científico.

 

La vida transcurre ante la voluntad de actuar

y la posibilidad o no de hacerlo.

Digamos:

desidia omnipresente,

ejercicio del sano juicio,

o el crecimiento

llevado a un plano más o menos metafísico:

la teórica lucha por prevalecer

de dos ideas que pocas veces se contradicen,

ni son perpendiculares ni paralelas;

y tampoco podría afirmarse que sean rectas.

 

Camino y caigo.

Mi voluntad tiene los pies redondos.

Anuncios

~ por Alejo Salem en mayo 27, 2011.

4 comentarios to “Voluntades con pies redondos”

  1. Interesante, creo que nadie debe detenerse ante la primer caido o se perderá de lo mejor del viaje.

    Un saludo desde http://lunare.wordpress.com/ ojala pueda pasar a dejar un comentario en mi blog, gracias de antemano.

  2. vos sos el del libro??? acabo de ver la foto en face y digo “pero si lo conozco”; estuve a punto de ir a la presentación sin tener ni idea de que se trataba y al final no pude…
    Quiero un libro de estos,,,¿podrá ser?
    Felicitaciones!!! Me quedo a leer el blog…

  3. “Avanzo

    por el borde de la esquizofrenia
    …”
    Impresionante, me cala los huesos. Toda esa estrofa me hace temblar. Es perfecta. Impecable.

    Siempre me impresionas. Y parada, leo y leo y no sé que decir.

    • Gracias, Consol.
      Siempre sos muy amable conmigo. A veces, hasta exagerada!
      Decile a tus amistades que me manden un mensaje, y les hago llegar el libro.
      Besos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: